Biomedicina

La idea de convertir a los cerdos en una fuente de órganos empieza a ser real

Los 35 millones de euros recaudados por eGenesis demuestran que los xenotrasplantes, que perdieron apoyos en 1990, están reviviendo gracias a nuevas técnicas de edición genética como CRISPR

  • Martes, 28 de marzo de 2017
  • Por Karen Weintraub
  • Traducido por Teresa Woods

Crédito: Liz West (Flickr).

"Este cerdo podría salvarte el pellejo". Ese es el eslogan de las camisetas corporativas de la start-up de biotecnología eGenesis, que acaba de recaudar más de 35 millones de euros para financiar un nuevo esfuerzo de editar el ADN porcino. Su objetivo es convertir a estos animales en una fuente de órganos trasplantables a humanos. 

El plan, según la empresa, se basa en el método de edición génica CRISPR (ver CRISPR es el descubrimiento más importante de los últimos cinco años). eGenesis planea usarlo para introducir amplias modificaciones en el ADN de los cerdos para que sus órganos sean más humanos y eviten el rechazo cuando se trasplanten a los pacientes. El dorso de la camiseta dice: "PS, I like my bacon extra CRISPR’ed" (NdT: lo que literalmente se traduciría como: Postdata, me gusta el beicon extra crujiente, un juego de palabras en inglés entre el nombre de la técnica de edición génica CRISPR y la palabra anglosajona crispy, que significa crujiente).

La empresa es una spin-off del laboratorio del experto en genética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard (EEUU) George Church. Junto a su cofundador, Luhan Yang, que también es el director científico de la empresa, Church demostró en 2015 que la edición genética permite eliminar los virus latentes del genoma del cerdo.

Ahora, el grupo tiene planes de someter a los animales a modificaciones aún más amplias, como la de eliminar moléculas porcinas que son atacadas por el cuerpo humano. Yang afirma que la empresa también añadirá genes que modelan la respuesta inmune y modifican determinados factores involucrados en la coagulación al genoma del cerdo.

La idea de los xenotrasplantes (utilizar órganos animales para sustituir órganos humanos) perdió fuerza durante la década de 1990 cuando aparecieron pruebas de que los órganos de cerdo y babuino provocan graves respuestas inmunes en el cuerpo humano que los destruirían rápidamente. A los reguladores también les preocupaba el riesgo de propagar enfermedades infecciosas entre especies.

Desde entonces, los progresos han sido relativamente lentos. Revivicor, una división de la empresa de biotecnología United Therapeutics, ha empleado ingeniería genética más convencional para generar cerdos modificados genéticamente. En 2015, fabricó un corazón de cerdo que logró sobrevivir dentro de un babuino durante 945 días, un periodo de tiempo que aún mantiene el récord.

Los órganos de sustitución siguen siendo una necesidad imperiosa. Al final, todo el mundo fallece a causa de un fallo orgánico. Pero hay millones de personas cuyas vidas podrían alargarse si recibieran un sustituto de corazón, hígado, riñón o pulmón. Y Yang afirma que el problema es aún más grave en China, donde no se aceptan las donaciones de órganos.

Actualmente, eGenesis sólo trabaja con cerdos, pero trabaja en dos diseños distintos. Uno se trata de un cerdo con un sistema inmune "humanizado" y el otro de un cerdo despojado de sus virus. Finalmente, los dos conjuntos de cambios genéticos serían fusionados dentro de una única célula porcina.

Después, según Yang, la célula se convertirá en un cerdo mediante la clonación. Para ello, se inyecta en un óvulo para formar un embrión que será transferido a una vaca para la fase de gestación.

El enfoque evita algunas de las preocupaciones que rodean a CRISPR, como la posibilidad de que dé lugar a ediciones de ADN no deseadas. Mientras sigan en una placa de Petri, las células de cerdo pueden ser analizadas en busca de errores genéticos. Y eGenesis también podría querer averiguar hasta dónde se puede modificar el ADN de un cerdo sin que desarrolle problemas de salud.

La directora ejecutiva de Biomatics Capital, Jamie Sunderland, cuya empresa se encuentra junto con ARCH Venture Partners entre los nuevos inversores de la empresa de xenotrasplantes, explica: "¿Qué combinación de modificaciones inmunes dará lugar a un órgano viable en un cerdo viable? Es en esto en lo que nos estamos centrando este año".

La inversora explica que editar los genes del cerdo con éxito no es el único reto. Antes de que cualquier persona reciba un órgano de cerdo producido gracias a CRISPR, habrá años de negociaciones con reguladores, un estrecho trabajo con cirujanos de trasplantes y costosos experimentos previos para introducir los órganos porcinos en monos. "Todos tienden a centrarse en la edición génica porque es muy llamativa, pero es un reto múltiple que tendremos que abordar durante los próximos años", añada.

El director de la División de Trasplantes del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU, Muhammad Mohiuddin, se alegra de que los xenotrasplantes estén atrayendo nuevas inversiones comerciales. Un único experimento de trasplante en grandes animales, como colocar un corazón de cerdo en un mono, cuesta cerca de 100.000 euros, señala.

Y antes de que los xenotrasplantes lleguen a ser prácticos harán falta muchas pruebas como estas. "Hasta que, y al menos que, se logre trasplantar un órgano que funcione durante un largo período de extendido, será inútil", concluye.

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El futuro de la medicina: un tratamiento para cada paciente

Una ola de avances científicos e inversiones financieras puede estar a punto de marcar el nacimiento de una nueva era de atención sanitaria marcada por la personalización y la precisión. Bienvenidos al futuro de la medicina.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad