Biomedicina

Ya puede secuenciar su microbioma desde casa, pero desconfíe de los resultados

Cada vez hay más empresas que ofrecen recomendaciones y predicciones de salud basadas en el contenido de las bacterias del cuerpo, pero los expertos creen que aún no son fiables y hacen falta más datos

  • Lunes, 03 de abril de 2017
  • Por Emily Mullin
  • Traducido por Teresa Woods

Foto: Unas células intestinales humanas con bacterias intestinales. Un amplio abanico de enfermedades se atribuyen a cambios en las poblaciones bacterianas del intestino. Crédito: Cortesía del Laboratorio Nacional del Noreste Pacífico.

La idea de que los distintos tipos de bacterias intestinales humanas juegan un papel en la salud y en las enfermedades está impulsando una nueva tendencia de ofrecer kits de cuidados médicos para los consumidores. 

Varias start-up ofrecen nuevos servicios que analizan la compleja comunidad de microorganismos que puebla el tracto digestivo, el microbioma. Los clientes reciben tubos de ensayo por correo y los devuelven con frotis fecales que serán analizados en el laboratorio. Las empresas afirman ser capaces de cosas como recomendar las dietas más adecuadas y predecir el riesgo de padecer determinadas enfermedades en función de la composición microbiana única de cada persona.

Aunque estas pruebas podrían indicar si alguien padece una grave infección bacteriana, los científicos creen que aún no es posible diagnosticar enfermedades y dudan de que las pruebas sean capaces de proporcionar estas informaciones personalizadas de manera fiable, tal y como sus vendedores afirman que pueden hacer.  

"El entusiasmo de sus fabricantes supera con creces el punto en el que se encuentra la ciencia ahora mismo", afirma el destacado investigador del microbioma, profesor de la Universidad de Californa en San Diego (EEUU) y cofundador del proyecto Intestinos Estadounidenses, que fue financiado por crowdsourcing para estudiar un mapa del tracto digestivo humano, Rob Knight.

En los últimos años, los investigadores han descubierto que los cambios de los ecosistemas microbianos del cuerpo humano están asociados a todo un abanico de distintos trastornos médicos, desde problemas gastrointestinales y la diabetes hasta incluso el Parkinson. Knight señala que existe un gran potencial para desarrollar herramientas diagnósticas basadas en el microbioma en el futuro y que por eso la gente está tan emocionada con el asunto.

Una start-up nueva, Thryve, empezó a ofrecer una subscripción para pruebas mensuales del microbioma en febrero, a partir de unos 55,3 euros al mes. Su CEO, Richard Lin, explica que la empresa emplea el aprendizaje automático para generar informes personalizados que desglosan las bacterias intestinales de una persona. Los informes también proporcionan consejos sobre qué tipo de fibra comer o qué probióticos beber para mejorar las bacterias "buenas". Los clientes tienen acceso a una plataforma en línea con un bot de atención al cliente que les hace preguntas sobre lo que han comido ese día y si han hecho ejercicio o tomado suplementos dietéticos.

Mientras tanto, la empresa uBiome lanzó un servicio en noviembre que detecta microorganismos que pueden contribuir a síntomas intestinales comunes, incluidos el estreñimiento, la hinchazón, la diarrea y los gases. Llamado SmartGut, sólo puede ser recetado por un profesional médico y su coste está total o parcialmente cubierto por la mayoría de las aseguradoras de salud.

Foto: En noviembre, la empresa radicada en San Francisco uBiome lanzó SmartGut, una prueba de microbioma que puede ser recetada por los médicos. 

La CEO de la empresa, Jessica Richman, afirma que la prueba compara los microbiomas de los pacientes con los de personas sanas y los relaciona con los datos de la empresa y los estudios científicos revisados por pares para determinar factores de riesgo para trastornos como la diabetes, la obesidad y cálculos renales.

Richman detalla: "Hemos escogido esos trastornos específicamente porque creemos que existen suficientes datos para respaldar la presentación de un factor de riesgo. Actualmente, no diagnosticamos ninguna enfermedad mediante la prueba; únicamente ofrecemos factores de riesgo que complementan la imagen global para el médico y el paciente". La empresa también está desarrollando pruebas diagnósticas que tendrán que ser aprobadas por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

Knight explica que los resultados de sus pruebas están más relacionados con obtener una imagen comparativa del microbioma de un participante con el de otras personas con edades, dietas y estilos de vida diferentes o procedentes de distintos lugares del mundo. El proyecto Intestinos Estadounidenses proporciona este tipo de análisis sin realizar predicciones de riesgo de enfermedades y sin proporcionar consejos de salud.

De hecho, hay mucho que aún no sabemos sobre el microbioma y su conexión con la salud. El director del Centro del Microbioma de la Universidad de Chicago (EEUU), Jack Gilbert, explica que muchos estudios del microbioma han sido realizados en pequeños grupos de pacientes y sólo señalan correlaciones, no relaciones causales. Por ejemplo, se cree que la falta de diversidad de tipos de bacterias presentes en el tracto digestivo está asociada con algunas enfermedades.

Gilbert cree que sería posible averiguar cómo el microbioma contribuye a la enfermedad de una persona o realizar recomendaciones dietéticas personalizadas, pero para eso harán falta muchos más datos y monitorizaciones durante varios meses o incluso años. Para que las empresas puedan hacerlo bien, calcula que los consumidores tendrían que pagar entre 4.500 euros y 5.500 euros.

La manera ideal de observar tales cambios sería en un estudio a largo plazo en el que la gente se registra antes de enfermar. Serían estudiados ante un trastorno para poder probar su capacidad de predecir la enfermedad a partir de los cambios del microbioma antes de que se presente, explica Knight.

En cuanto a la dieta, la mayoría de la gente no necesita una prueba de microbioma para saber que debería comer más sano, señala el profesor de gastroenterología de la Universidad de Pensilvania (EEUU) y el miembro del consejo científico del Centro Gastroentológico de Investigaciones del Microbioma Intestinal de la Asociación Gastroentológica Estadounidense, Gary Wu. 

Esto no significa que no sea positivo secuenciar el microbioma de la población. Knight opina que la gente debería hacerlo si está interesada en descubrir las distintas especies de bacteria que forman su microbioma. Y Wu se muestra entusiasta sobre estos tipos de pruebas orientadas a los consumidores porque "logran que la sociedad participe en la ciencia".

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El futuro de la medicina: un tratamiento para cada paciente

Una ola de avances científicos e inversiones financieras puede estar a punto de marcar el nacimiento de una nueva era de atención sanitaria marcada por la personalización y la precisión. Bienvenidos al futuro de la medicina.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad