arXiv blog

Cómo evitar el borreguismo en internet

Un sistema permite la sugerencia de opiniones contrarias a las preferidas por el usuario para limitar la polarización de la sociedad. Retar a las personas con nuevas ideas las hace más receptivas frente al cambio

The Physics arXiv Blog 04/12/2013

El término "burbuja de filtros" entró en el dominio público allá por 2011 cuando el activista de internet Eli Pariser lo acuñó para referirse a la manera en que los motores de recomendación aíslan a la gente de ciertos aspectos del mundo real.

Pariser utilizó el ejemplo de dos personas que buscaron en Google el término "BP". Una recibió enlaces a noticias sobre inversión de BP, mientras que otra recibió enlaces al derrame de petróleo de Deepwater Horizon, presumiblemente como resultado de algún algoritmo de recomendación.

Este es un problema insidioso. Una gran cantidad de investigaciones sociales muestra que las personas prefieren recibir información con la que estén de acuerdo, en lugar de información que desafíe sus creencias. Este problema se agrava cuando las redes sociales recomiendan contenidos en función de lo que a los usuarios ya les gusta y también lo que les gusta a personas similares.

Esa es la definición de "burbuja de filtros": estar rodeado solamente por gente que te guste y de contenido con el que estés de acuerdo.

Y el peligro es que puede polarizar a la población creando divisiones potencialmente dañinas en la sociedad.

Eduardo Graells-Garrido desde la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona (España), ​​junto con Mounia Lalmas y Daniel Quercia en Yahoo Labs, afirman haber encontrado un modo de hacer estallar la burbuja de filtros. Su idea es que aunque la gente pueda tener puntos de vista opuestos sobre temas delicados, también pueden compartir intereses en otras áreas. Y han construido un motor de recomendación que conecta a este tipo de personas entre sí en base a sus propias preferencias.

Como resultado, los individuos están expuestos a una gama mucho más amplia de opiniones, ideas y personas de la que experimentarían de otro modo. Y puesto que esto se lleva a cabo usando sus propios intereses, terminan igual de satisfechos con los resultados (aunque existe un período de aclimatación). "Animamos a los usuarios a leer contenido de personas con quienes puedan tener puntos de vista opuestos, o con grandes diferencias, respecto a ciertos temas, sin que sus preferencias pierdan relevancia", señala Graells-Garrido.

Han probado el enfoque centrándose en el tema del aborto, discutido por usuarios de Chile en agosto y septiembre de este año. Chile tiene una de las leyes antiaborto más restrictivas del planeta. Fue legalizado en 1931 y luego volvió a ser ilegal en 1989. Con las elecciones presidenciales de noviembre, en aquel momento se estaba llevando a cabo un debate muy polarizado en el país.

Encontraron que más de 40.000 usuarios de Twitter habían expresado su opinión con hashtags como #pro-vida y #pro-elección. Recortaron este grupo seleccionando sólo aquellos que dieron su ubicación como Chile y excluyendo a los que tuiteaban con poca frecuencia. Al final, quedaron un poco más de 3.000 usuarios de Twitter.

Posteriormente, el equipo calculó la diferencia en las opiniones de estos usuarios sobre este y otros temas utilizando la regularidad con la que utilizaban otras palabras clave. Esto les permitió crear un grupo de palabras para cada usuario que actuaba como una especie de retrato de datos.

A continuación, recomendaron tuits a cada persona en base a similitudes entre sus grupos de palabras y, especialmente, cuando diferían en sus opiniones sobre el tema del aborto.

Los resultados muestran que la gente puede ser más abierta de lo esperado ante ideas que se opongan a las suyas. Resulta que los usuarios que hablan abiertamente sobre temas delicados están más abiertos a recibir recomendaciones escritas por personas con puntos de vista opuestos, según Graells-Garrido y compañía.

También aseguran que retar a las personas con nuevas ideas hace que, generalmente, estén más receptivas al cambio. Esto tiene implicaciones importantes para los sitios de medios sociales. Existe evidencia de que los usuarios a veces pueden llegar a ser tan resistentes al cambio que cualquier forma de rediseño reduce drásticamente la popularidad del servicio. Darles una mayor gama de contenidos podría cambiar esa cuestión.

"Llegamos a la conclusión de que un enfoque indirecto para conectar a las personas con puntos de vista opuestos tiene un gran potencial", señalan Graells-Garrido y compañía.

Sin duda es un buen comienzo. Aún no está claro que se pueda evitar el comportamiento de manada en el que a veces los usuarios abandonan los sitios de medios sociales de un día para otro. Sin embargo, el enfoque general es digno de admiración. Conectar a las personas cuando comparten intereses similares es importante, pero sin duda lo es aún más cuando sus puntos de vista entran en conflicto.

Ref: arxiv.org/abs/1311.4658 : Data Portraits: Connecting People of Opposing Views

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El futuro de la medicina: un tratamiento para cada paciente

Una ola de avances científicos e inversiones financieras puede estar a punto de marcar el nacimiento de una nueva era de atención sanitaria marcada por la personalización y la precisión. Bienvenidos al futuro de la medicina.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad