Editores de MIT TR en español

La creatividad mexicana, en sus mejores salas

Su sector de contenidos y entretenimiento, valorado en casi 20.000 millones de euros, está entre los 20 mayores exportadores del mundo

PUBLIRREPORTAJE 27/11/2014

Foto: El auge de las industrias creativas mexicanas tiene su reflejo en Ciudad Creativa Digital, el próximo clúster de referencia de este sector. Crédito: Ciudad Creativa Digital.

Cada mes de octubre la ciudad francesa de Cannes acoge a lo más granado del mundo del entretenimiento y los contenidos creativos en la feria MIPCOM. Gracias a su peso creciente en este sector, especialmente a través del cine, la televisión, los videojuegos y aplicaciones digitales, México ha sido el país protagonista en esta edición. El papel del país como invitado especial forma parte de la estrategia de ProMéxico para impulsar la expansión de los contenidos made in México en el mercado global. El director general de este organismo del Gobierno Federal dedicado a apoyar la internacionalización y las exportaciones mexicanas, Francisco González Díaz, se refirió así al contexto actual de su país durante el discurso inaugural de la feria: “Este es un momento histórico para la industria creativa de México. El éxito en el sector de contenidos es sólo el espejo de la buena salud del país”.

Uno de los proyectos mexicanos expuestos en MIPCOM fue Ciudad Creativa Digital, liderado por ProMéxico, que pretende crear el entorno  ideal en el centro de la ciudad de Guadalajara (Jalisco, México) para acoger empresas de creación de contenidos como videojuegos, audiovisuales, medios digitales y aplicaciones móviles, entre otros.

Este espacio contará con las condiciones y equipamiento para atraer, formar y retener al mejor talento creativo del mundo. La iniciativa pretende actuar escaparate de la estrategia del Gobierno mexicano para impulsar el desarrollo del sector y consolidar la posición del país en el liderazgo mundial.

Esta industria ya ocupa el puesto 13 en el ranking mundial del entretenimiento elaborado por PriceWaterhouse y está valorada en 25.000 millones de dólares (unos casi 20.000 millones de euros). El clúster de Ciudad Creativa Digital pretende adelantar esta posición y situarse a la vanguardia de la creación digital y el diseño urbano.

En el desarrollo del proyecto ha participado el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU) que, junto con Fundación Metrópoli, Accenture y un equipo integrado por los mejores del mundo, ha creado un Plan Maestro para definir elementos como el aspecto urbano, equipamiento y el diseño de servicios digitales. “El resultado será el nuevo imán para captar el talento creativo”, destaca el director de MIT Senseable City Lab (Laboratorio de Ciudades Sensitivas del MIT), Carlo Ratti, quien ve el espacio como “una combinación del emprendimiento de Silicon Valley y la cultura y tradiciones únicas de México”.

La diversidad, ingenio y cultura del país latinoamericano son algunos de los motivos del éxito en la exportación de bienes creativos como son las más de 100.000 horas de televisión producidas y que son vistas en más de 100 países, según datos de ProMéxico. “México representa oportunidad, innovación, creatividad, talento y diversidad, apoyada por un ambicioso plan para impulsar estos valores”, añade González Díaz.

Creatividad internacional

Además de televisión, México exporta cine. En 2013, Las películas mexicanas recibieron 127 premios internacionales y se proyectaron en cines comerciales de 40 países. Entre estos premios destaca el Oscar al mejor director que recibió Alfonso Cuarón por la película Gravity (2013), todo un ejemplo de innovación en el sector audiovisual.  

Las industrias creativas representan el 7% del PIB nacional y las previsiones para el futuro de este sector son prometedoras ya que la tasa de crecimiento anual es del 8,3%. Esto se debe, en parte, al impulso de las industrias creativas en el mercado internacional en el que ProMéxico ha tenido un papel determinante. Entre otras iniciativas, México tiene una línea de incentivos a la producción de películas que incluyen la exención de impuestos para la producción audiovisual en el país y el reembolso de hasta el 7,5% de la inversión de un proyecto con un gasto local superior a los 3 millones de dólares (unos 2,3 millones de euros).

También la  posición geográfica del país juega un papel fundamental. Como nexo cultural entre los países del norte y América Latina, México ha experimentado el mayor crecimiento de Norteamérica en el sector de medios de comunicación. Además, sus contenidos televisivos son consumidos por 50 millones de hispanos en Estados Unidos.

El auge de la industria mexicana de contenidos está impulsando al sector más allá de las fronteras del país latinoamericano. Gracias al apoyo de ProMéxico y a la creatividad y esfuerzo de los creadores, los contenidos mexicanos están llegando a las pantallas de todos los países. Televisión y cine con denominación de origen México ya son internacionales y proyectos como Ciudad Creativa Digital pretenden ampliar este mercado a los videojuegos y los contenidos digitales. Gracias a estas iniciativas, el país estará próximamente en sus mejores pantallas.


Con la colaboración de ProMéxico

 

La inversión extranjera en renovables mexicanas alcanza los 9.000 millones de euros en una década

México ha multiplicado su potencia instalada en eólica y solar, y se posiciona como líder exportador en productos del sector

PUBLIRREPORTAJE 18/11/2014

Foto: El sector de energías renovables en México se ha consolidado como exportador internacional. Crédito: ProMéxico.

El sol y el viento que llegan a México no sólo sirven para atraer turistas, también están permitiendo consolidar el sector de las energías renovables del país. Esta industria, además de asegurar un futuro más verde, está atrayendo a cada vez más inversores internacionales. Entre 2003 y 2013, México ha recibido casi 9.000 millones de euros de fuentes extranjeras, según concluye el informe fDi de 2014, que han procedido principalmente de España, Estados Unidos y Alemania.

Este aumento de inversión extranjera que han recibido las renovables mexicanas en sólo media década está motivado por paulatinas mejoras del sector. Dichas mejoras han sido posibles, en parte, gracias a la privilegiada situación del  país norteamericano. México se sitúa en pleno Cinturón Solar, un área que da la vuelta al mundo comprendida entre las latitudes ± 35° respecto al ecuador asociada a un alto índice de radiación solar. Esta geografía aporta al país el potencial de producir 6.500.000 gigavatios/hora (GWh) solo con energía solar. Esta cifra representa 27,7 veces toda la energía que consumió en 2013, según ProMéxico. Aunque actualmente sólo cuenta con 76 megavatios (MW) de potencia instalada de energía solar fotovoltaica, están ya construyendo plantas que sumarán 962 MW.

Pero el mayor activo renovable actual del país no reside en el astro rey sino en el viento. Esta tecnología se encuentra en un nivel más avanzado de desarrollo, como demuestran las cifras mundiales que fijan en los 318 GW instalados de energía eólica en todo el mundo frente a los 139 GW de solar. México también ha seguido esta tendencia y ha pasado de los 3 MW de potencia eólica en 2005 a los 1.917 MW actuales repartidos en 26 parques eólicos. Esta cifra supone un aumento de casi el 64.000% en una década y las previsiones indican que se instalarán 15.000 MW más entre 2020 y 2022.

La política de fomento de las renovables se enmarca en un proceso de atracción de capital exterior en proyectos verdes lanzado por ProMéxico que ha recibido 15.400 millones de dólares desde 2008 de inversores extranjeros. Este organismo del Gobierno Federal mexicano trabaja para impulsar el papel del país en la economía internacional y prevé que esta industria siga creciendo en los próximos años debido a la Ley de Cambio Climático de México. Esta norma adoptada para cumplir con el Protocolo de Kyoto marca como objetivo que al menos el 35% de la energía que se consuma en 2024 en el país provenga de energías renovables, una cifra superior al 14,9% actual.

La inversión global en proyectos de energías renovables en México ha pasado de casi 73 millones de euros a los más de 2.300 millones de euros entre 2007 y 2012. De forma paralela, el número de proyectos también ha aumentado en este periodo y ha crecido de uno a 14.

Para lograr sus objetivos renovables, México no sólo requiere inversiones extranjeras, también necesita consolidar su cadena de producción de piezas para sistemas energéticos. ProMéxico también apoya esta meta a través de proyectos como el Programa de Desarrollo Tecnológico en Manufactura que, junto con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), impulsa este sector para que se posicione en el mercado exterior.

ProMéxico desarrolla, junto a las principales empresas transnacionales de energía eólica y solar, el modelo Alianza con Transnacionales para aprovechar el objetivo de estas compañías por hacer crecer sus negocios en el país. Las principales metas de este programa son: propiciar un mayor encadenamiento de proveedores nacionales con compañías internacionales establecidas en el país, impulsar las exportaciones para vincular a proveedores con las operaciones de la cadena de suministro mundial de las firmas transnacionales, retener e impulsar la reinversión de compañías transnacionales en México y fortalecer las cadenas productivas atrayendo inversión extranjera directa de proveedores del exterior. El modelo también promueve los encuentros de negocios para vincular proveedores mexicanos a sus cadenas de abastecimiento.

El impulso generado por todas estas acciones ya ha convertido a México en el principal productor de paneles solares de América Latina con una capacidad para construir placas con una potencia instalada de 737 MW al año.­­­­­­­­­­­­ Además su situación de nexo entre Estados Unidos y América Latina lo convierte en un país estratégico.

Una de las empresas que se está beneficiando de esta expansión exterior es Solartec, una empresa líder en la producción de placas fotovoltaicas que en 2013 cruzó la frontera con Estados Unidos para abrir una fábrica en el Estado de Texas. Tres de sus proyectos más punteros son: la fabricación de medidores de electricidad solar, la creación de sistemas mixtos fotovoltaicos-termosolares que producen electricidad y calor en un mismo equipo, y un simulador solar que permite detectar cualquier defecto de fabricación de los paneles.

El sol, el viento y la innovación son los tres elementos que están ayudando a México a colocarse en la vanguardia de la fabricación de sistemas de energía renovables. Además, ProMéxico colabora para que la industria encuentre en el mercado exterior la oportunidad de exportar su conocimiento y atraer inversiones para que el país siga desarrollando proyectos de energías no contaminantes. Gracias a este esfuerzo, conseguirá un futuro más próspero y limpio para el país y para todas aquellas regiones que apuesten por tecnologías renovables mexicanas.


Con la colaboración de ProMéxico

El despegue de los drones mexicanos

Esta industria prevé exportar hasta 10.200 millones de euros hasta 2020 y registra un aumento medio anual del 17,2% desde 2005

PUBLIRREPORTAJE 10/11/2014

Pie de foto: El dron Iris+ es un ejemplo del despegue internacional del sector aeroespacial mexicano. Foto: 3D Robotics  

Uno de los drones que más ha llamado la atención del público internacional es Iris+. Este quadróptero ultraligero equipado con una cámara GoPro es el primero del mercado que puede controlarse desde tierra con un smartwatch. Estas características de última generación han logrado despertar el interés del famoso inversor Richard Branson (presidente de la compañía de viajes privados al espacio Virgin Galactic) quien ha pasado a formar parte de la junta de accionistas de la empresa autora de Iris+: 3D Robotics.

La noticia de la adquisición de Branson ha incrementado aún más la fama internacional de esta compañía, especializada en el desarrollo de sistemas de control para aeronaves no tripuladas y cuyo centro de operaciones tecnológicas está basado en Tijuana (México). 3D Robotics representa un ejemplo de cómo el sector aeroespacial mexicano ha despegado con fuerza en los últimos años como resultado de una estrategia de apoyo por parte de ProMéxico.

Esta entidad del Gobierno mexicano fomenta la exportación de productos nacionales, apoya la internacionalización de sus empresas mexicanas y ofrece asesoría especializada para impulsar las exportaciones de productos y servicios, y atraer flujos de inversión extranjera directa. Desde arrancara su campaña de apoyo hace nueve años, el sector aeroespacial nacional ha experimentado un aumento medio anual del 17,2% y ya son casi 300 las empresas de esta industria que operan en el país.

El caso 3D Robotics ilustra este crecimiento exponencial, donde la aviación de última generación ha pasado de ser una tecnología anecdótica a convertirse en un campo de intensa actividad económica y comercial que exporta productos a países en todo el mundo. El origen su éxito se remonta a cuando su cofundador, el desarrollador Jordi Muñoz, tenía 21 años y creó su primer helicóptero de vuelo autónomo. Utilizó una placa Arduino (una plataforma de electrónica abierta) y un controlador de una consola de la Wii que había reprogramado. Este sencillo diseño sería la primera piedra de lo que hoy es una empresa con más de 30.000 clientes internacionales.

Su nuevo modelo Iris+ incorpora un sistema hasta ahora inédito en el mercado: el Follow me (sígueme). Este mecanismo permite que el aparato persiga al usuario a través del GPS que conecta un dispositivo inteligente con el dron. Muñoz asegura que es tan fácil de usar que básicamente “el robot va allá a donde vaya la persona, manteniendo la cámara fija y proporcionando unas imágenes de alta calidad y estabilidad”.

Pero 3D Robotics no ha sido la única en beneficiarse del apoyo que ProMéxico ofrece a través de instrumentos como el Mapa de Ruta de la Industria Aeroespacial. Gracias a ella, la empresa dedicada al diseño y construcción de aviones no tripulados para sistemas aéreos de vigilancia Hydra Technologies recibió en 2007 el reconocimiento Al Contribuidor Sobresaliente. Este galardón, otorgado por la Asociación Internacional para Sistemas de Vehículos No Tripulados (AUVSI), recayó sobre el primer avión no tripulado de la empresa, el S4 Ehécatl. El premio sitúa a Hydra Technologies a la altura de Boeing, Northrop Grumman y la fuerza aérea de los Estados Unidos de América, que también recibieron la mención en ediciones anteriores.

Crecimiento exponencial

El crecimiento que experimenta el sector aeroespacial mexicano logrará exportar hasta 12.260 millones de dólares (unos 10.200 millones de euros) hasta 2020, con un crecimiento medio anual del 14%, según los datos de la Secretaría de Economía del país. El pronóstico se basa en la previsible actividad que generará la red de centros de investigación que dan soporte a sectores industriales como este. Esta red pretende la extensión de espacios de tecnología y prueba que provean servicios técnicos, de infraestructura y tecnología para partes y evaluación de equipo, así como para el soporte técnico y administrativo requerido para completar las certificaciones de producto y el desarrollo de proveedores.

Los clústeres aeroespaciales también han conformado organizaciones que funcionan como un importante mecanismo de articulación entre la industria y las instituciones de educación e investigación. Tal es el caso de la Red de Investigación y de Innovación Aeroespacial de Querétaro, cuyo objetivo es contribuir al desarrollo y fortalecimiento de las capacidades de investigación, desarrollo tecnológico e innovación. También se encuentra el Aeroclúster Monterrey, que busca convertirse en un centro de excelencia en innovación, ingeniería y proveeduría de partes y componentes en América del Norte.

La labor coordinada de estas estrategias y redes de conocimiento pretende transferir su experiencia acumulada para que empresas e investigadores vayan más allá de la manufactura y el ensamblaje. El objetivo es acercarles a actividades más complejas que aumenten la capacidad del país dentro de la industria de alta tecnología mundial.

Muñoz considera que la transferencia de conocimiento es un factor clave “que ha facilitado este crecimiento, y que sigue siendo necesario”. Según el ingeniero, el objetivo es generar el caldo de cultivo para que la capacitación técnica de los profesionales mexicanos sea pronto equiparable a la de ingenieros de países altamente desarrollados.

En este sentido, México ha llevado a cabo diversos programas orientados al desarrollo de proveedores para generar nuevas capacidades y fortalecer la cadena productiva nacional. El modelo articulado a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo se basa en la formación de consultores certificados con las capacidades necesarias para la mejora de encadenamientos productivos. Por su parte, ProMéxico ha implementado la metodología del modelo de Alianzas de Compañías Transnacionales para aprovechar el fuerte interés de grandes empresas establecidas en México por impulsar sus negocios en el país.


Con la colaboración de ProMéxico

Informes Especiales

El futuro de la medicina: un tratamiento para cada paciente

Una ola de avances científicos e inversiones financieras puede estar a punto de marcar el nacimiento de una nueva era de atención sanitaria marcada por la personalización y la precisión. Bienvenidos al futuro de la medicina.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad