TR35 Argentina y Uruguay Technology Review en español elige a los 10 innovadores menores de 35

Marcelo Martí, 32

Nuevo enfoque de búsqueda para un tratamiento eficaz contra la tuberculosis

CONICET

Marcelo Martí

Eliminar la tuberculosis es uno de los objetivos de la OMS para el año 2050. Según este organismo, casi nueve millones de personas contrajeron esta enfermedad en 2010 y cerca de un millón y medio murieron a causa de ella. A pesar de que su prevalencia se reduce cada año y en la mayoría de los casos pueda curarse, su tratamiento sigue siendo demasiado largo y costoso. A esto se suma la aparición cada vez más rápida de cepas multirresistentes -que no responden a la terapia convencional y que solo pueden tratarse con fármacos de efectos secundarios graves- y de cepas extremadamente resistentes para las que no existe tratamiento.

Otro problema asociado a la tuberculosis es que no existen medicamentos que ataquen la enfermedad durante el periodo de latencia, antes de que se vuelva contagiosa y activa. Obtener compuestos para los pacientes que aún no han pasado de esta fase es un requisito necesario para lograr el objetivo de eliminar esta enfermedad, según un estudio publicado en 2009 en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences y citado por la OMS, por lo que el desarrollo de nuevos fármacos es acuciante.

Marcelo Martí, biólogo argentino experto en biotecnología, es consciente de ello y trabaja en el desarrollo de técnicas para resolverlo. Gracias a sus investigaciones, Martí  ha llegado a la conclusión de que utilizando herramientas bioinformáticas (que permiten procesar, almacenar y analizar una gran cantidad de información a nivel molecular) combinadas con estudios a nivel de proteínas fuera y dentro del organismo, será posible producir tratamientos más eficaces e incluso personalizados para la tuberculosis. Mediante la obtención de una lista de potenciales dianas terapéuticas a las que atacar para combatir al bacilo tuberculoso, podrían desarrollarse fármacos que lo eliminasen eficazmente.

Lo innovador de este proyecto reside en la combinación de estrategias y habilidades que plantea. Con un marcado carácter interdisciplinar, el proceso incluye el uso de técnicas de programación y computación teniendo en cuenta parámetros de la biología de sistemas y de la química, e implica el desarrollo de tecnologías que permitirían obtener un conocimiento a nivel molecular de gran utilidad no solo para el futuro tratamiento de la tuberculosis sino también de otras enfermedades infecciosas.

No obstante, para llegar al final del camino iniciado por este TR35 queda un importante trayecto que recorrer. Primero, el equipo de Martí tendrá que finalizar el desarrollo del software de bioinformática necesario, para lo que su grupo de investigación en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET) ya ha firmado un convenio a nivel nacional con las empresas FluxIT y BifeSA. Posteriormente, vendrá la realización de los estudios en cultivos celulares, que llevarán a cabo en colaboración con un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de Argentina (FCEN) especializado en la biología del parásito de la tuberculosis y su mecanismo de supervivencia en el cuerpo humano.

Adrian Turjanski, uno de los miembros de este grupo de la FCEN contactado por MIT Technology Review en español para conocer su opinión sobre el candidato y su proyecto, asegura que se trata de “un plan científico de primer nivel para una enfermedad que afecta sobre todo al tercer mundo”, en línea con los planteamientos que se están haciendo en  instituciones como el Broad Institute -del Instituto Tecnológico de  Massachusetts (MIT) y Harvard- “que han apreciado que la combinación de técnicas informáticas con el conocimiento biológico y químico es el camino a seguir”. “Marcelo, desde Argentina, se percató de estos avances y se formó para enfrentar estos desafíos. Se dio cuenta de que es necesario manejar varias áreas del conocimiento”, añade Turjanski.

Si bien todavía habrá que esperar para conocer el desarrollo final del proyecto de Martí, no hay duda de que lo alcanzado hasta ahora por este investigador constituye una innovadora aportación al “cambio de paradigma” en Latinoamérica en el estudio de la bioquímica teórica, “que no volvió a ser la misma desde ese momento”, según asevera Adrián Roitberg, profesor e investigador en química y bioquímica computacional en la Universidad de Florida (Estados Unidos), que ha colaborado con Martí en varios proyectos.

En esta misma línea, el director adjunto de MIT Technology Review y miembro del jurado de TR35 Argentina Brian Bergstein, señala que, aunque es difícil valorar este tipo de proyectos cuando aún no está claro si su enfoque funciona, “se trata de un importante trabajo de investigación que ofrece una perspectiva novedosa”.

Por otra parte, Roitberg destaca la importancia de que Martí -con un currículo que “por número e impacto de publicaciones iguala e incluso supera al de muchos profesores en Estados Unidos, sin igual en Argentina ni siquiera entre investigadores cercanos a su jubilación”- haya decidido seguir su carrera en su país natal, donde “está creando una nueva generación de científicos formados en la interacción entre biología, química y computación”.

Este especialista señala también el proyecto de Martí como ejemplo de los puntos fuertes que lo separan de la mayoría de los científicos: ha tomado un problema claramente importante (la tuberculosis), de relevancia en países en vías de desarrollo donde hay problemas serios en el tratamiento actual (duración, coste y resistencia), y ha encontrado un espacio donde la bioquímica teórica puede tener un gran impacto. Además, ha establecido colaboraciones con laboratorios experimentales tanto dentro como fuera de Argentina para producir resultados claros y justificados de su investigación.

 “Sin exagerar, no existe en Argentina en este momento ningún investigador menor de 35 años con una trayectoria siquiera cercana a la del doctor Martí (...) Es inquietante pensar en lo que este joven puede hacer en el futuro”, concluye Roitberg. -Esther Paniagua

Ganadores de Innovadores menores de 35 Argentina 2012

Marcelo Martí

Nuevo enfoque de búsqueda para un tratamiento eficaz contra la tuberculosis

Nadim Morhell

Medidor de viscosidad sanguínea para diagnóstico en neonatos

Fernando David Rivero

Nuevos métodos para erradicar enfermedades parasitarias

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Advertisement
Advertisement
Publicidad